Blogia
economiafacil

REUNION DEL G-20 (BRETTON WOODS II)

REUNION DEL G-20 (BRETTON WOODS II)

Aun no acabada la II Guerra Mundial, todos los líderes políticos de los países más industrializados del momento se reunieron para adoptar medidas, que relanzase la maltrecha economía mundial,  y la depresión que recién acabada la guerra, se preveía llegaría, temiéndose, que esta fuese similar o peor que la vivida en el 29,dicha reunión, se celebro en la ciudad  de Bretton Woods.

Esta reunión de mandatarios, fue bautizada con el nombre de dicha ciudad.

Los Acuerdos de Bretton Woods son las resoluciones de la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, realizada en el complejo hotelero de Bretton Woods, (Nuevo Hampshire), entre el 1 y el 22 de julio de 1944, donde se establecieron las reglas para las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados del mundo. En él se decidió la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y el uso del dólar como moneda internacional. Esas organizaciones se volvieron operacionales en 1946.

En este encuentro, se marcaron los pilares de lo que debía ser la política financiera que hiciese recuperar el camino perdido por la guerra, de esta reunión, debían salir los fundamentos, llamémosle éticos, que debían regir el mundo de los mercados financieros y de los negocios.

En los meses previos a Bretton Woods se habían debatido dos propuestas distintas, una apoyada por Estados Unidos y la otra por el Reino Unido. John Maynard Keynes por parte inglesa y por la parte estadounidense  Harry Dexter White.

El plan Keynes se apoyaba en la creación de un organo internacional de compensación, el International Clearing Union que emitiera una moneda internacional  llamada (Bancor) vinculada a las divisas fuertes y canjeable en moneda local por medio de un cambio fijo.

 La clave de esta propuesta, era mantener el equilibrio en la balanza entre los países acreedores y los deudores. El plan era totalmente democrático: los intereses comerciales más poderosos no podrían distorsionar la balanza comercial y los ciudadanos de un país cuyo sector productivo fuera fuerte no perderían los resultados materiales de sus esfuerzos por causa de una exportación ininterrumpida de los productos que fabrican . Pero EEUU, al final de la guerra, poseía cerca del 80% de la reservas de oro, era el país más acreedor que existía y por lo tanto, no estaba dispuesto a aceptar este trato. EEUU, manejo la conferencia de una forma clara y esto queda patente en la determinación de las cuotas de los países miembros del Fondo. Este asunto ha sido y es central para el gobierno del Fondo Monetario, porque la cuota determina el poder de votación y control. Finalmente se estableció un complejo sistema de cálculos económico-matemáticos que daban la apariencia de legitimidad a las asignaciones ya determinadas previamente por Estados Unidos.

Sobre un capital total de 8.800 millones de USD, a EE.UU. le correspondería una cuota de 2.740 millones (equivalente al 31,1 %), al Reino Unido 1.300 millones (14,8 %), la Unión Soviética 1.200 (13,6 %), China550 (6,3%) y Francia 450 (5,1%), para los cinco primeros. Una vez asegurado el control de las cuotas, fue fácil para EEUU establecer la sede del BM y el FMI en su territorio. Gran Bretaña pidió que al menos una de ellas se estableciera en Europa, pero no tuvo éxito. Keynes al ver la enorme influencia que iba a tener EEUU en estas instituciones intentó en vano que los directores ejecutivos del Fondo fueran funcionarios de tiempo parcial subordinados a bancos centrales nacionales, de manera que muchas decisiones fueran ajenas a ciudadanos estadounidenses.

El principal objetivo del sistema de Bretton Woods fue poner en marcha un Nuevo Orden Económico Internacional y dar estabilidad a las transacciones comerciales a través de un sistema monetario internacional, con tipo de cambio sólido y estable fundado en el dominio del dólar. Para ello se adoptó un patrón oro-divisas, en el que EE.UU. debía mantener el precio del oro en 35,00 dólares por onza y se le concedió la facultad de cambiar dólares por oro a ese precio sin restricciones ni limitaciones. Al mantenerse fijo el precio de una moneda (el dólar), los demás países deberían fijar el precio de sus monedas con relación a aquella, y de ser necesario, intervenir dentro de los mercados cambiarios con el fin de mantener los tipos de cambio dentro de una banda de fluctuación del 1%.

A partir de Bretton Woods, cuando los países tienen déficits en sus balanza de pagos, deben financiarlos a través de las reservas internacionales o mediante el otorgamiento de préstamos que concede el Fondo Monetario Internacional. Para eso fue creado. Para tener acceso a esos préstamos los países deben acordar sus políticas económicas con el FMI.

Se estableció que los préstamos que cada país solicitaba al FMI sólo podían ser destinados a cubrir los déficits temporales de balanza de pagos, y se le daba a cada país deudor un plazo de pago de tres a cinco años (préstamos de mediano plazo). De ser necesaria cualquier asistencia a largo plazo, la misma debía ser solicitada al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, la Asociación Internacional de Fomento o la Corporación Financiera Internacional.

En las reuniones de Bretton Woods se consideró también la necesidad de crear un tercer organismo económico mundial, que iba a denominarse Organización Internacional de Comercio. Finalmente el mismo no llegó a constituirse pero para sustituir esa necesidad, en 1948 se firmó Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), antecesor de la Organización Mundial de Comercio (OMC) EEUU, además, no había sufrido destrucción, la guerra, no había sido en su territorio, por lo que estaba en posición de realizar negocios, sin tener que preocuparse de reconstruir el país


La guerra, como todas las guerras, destruye y esto analizado fríamente desde el punto de vista económico, crea una serie de necesidades, las cuales deben ser cubiertas de forma rápida, creando un sin fin de oportunidades. Si bien es cierto, que esta reunión, también se adoptaron una serie de acuerdos, que garantizasen el control sobre los bancos, políticas financieras y demás, con el objetivo de evitar un nuevo crash, como el anteriormente padecido en el 29, las necesidades de reconstruir superada la contienda, generaba una enorme oportunidad de negocio.

Esto, favoreció que las medidas que se habían comprometido durante el encuentro de Bretón Woods, fueran laxándose, proliferando de forma exponencial, voces que llamaban a la No Regulación, lo que también se conoció como la desregulación,.

Intentando ampararse en las mal interpretadas teorías de Adam Smith,( El economista, mantenía, que todas sus teorías, estaban amparadas en un clima de respeto mutuo de todos los interlocutores,  donde la integridad ética y la lealtad de principios, era fundamental para la obtención de resultados, no habiendo lugar a la especulación, la mala fe en los negocios y la falta de ética y moral ) convirtiendo al filosofo escocés en un icono sesudo religiosos para los defensores de la “libertad” de mercado, libertad que no era otra que la de poder hacer libremente lo que se quisiera en el mundo de las finanzas y los negocios, sin que los poderes políticos, intervinieran.

 Efectivamente los poderes políticos, no intervenían, entre otros motivos, porque eran los tiburones financieros, los que les aupaban a los cargos publicos.

 Existía la complicidad entre las dos fuerzas, la política y la financiera, de que ambas debían de coexistir, sin interferir la una en el terreno de la otra, aunque este punto, solo se llevaba a cabo a medias, ya que si bien era cierto, que los poderes políticos, no interferían en el mercado, los poderes financieros, sí que lo hacían en el terreno gubernamental, favoreciendo la promoción de aquellos políticos, que eran más “ beneficiosos “ para sus intereses.

 Esta situación llego a su punto más álgido durante los gobiernos de Reagan en EEUU y Margaret thatcher en Gran Bretaña, con la implantación de la etapa conocida como neo liberalismo económico, etapa en la adquiere el máximo esplendor la NO regulación con mayúsculas.

Qué duda cabe que este periodo glorioso para muchos financieros, donde sin escrúpulos, todo valía y donde los consejos de administración de las grandes compañías, estaban compuestos por miembros que recibían tal preciado sillón a modo de pago de compromisos adquiridos por favores prestados, más que por reguladores de los intereses de los socios y accionistas, dejando todas las decisiones de las empresas en manos de directivos, carentes de vocación empresarial y cuya única intención era exprimir al máximo los beneficios de las empresas para enriquecimiento propio, con grandes cantidades de sueldos y desorbitados bonos, maquillando al máximo los datos financieros , los balance y las cuentas de resultados de las empresas, algunas veces en complicidad con esos incompetentes miembros del consejo, otras delante de sus propias narices, ya que  al no estar estos suficientemente cualificados para estos cargos y estar ocupando como ya hemos dicho un sillón, que en las mayorías de las ocasiones era el pago a los servicios facilitados durante anteriores etapas personales en el mundo de la política.

Estos hechos han desembocado en la actual situación económica.

El mundo financiero, se construyo durante el último tercio del siglo pasado, mediante un sistema piramidal, donde sin fundamento, se hizo crecer de forma artificial la riqueza.

 Como toda pirámide financiera, esta ha dejado de funcionar, en el momento que el compromiso de pagos, ha sido superior a los ingresos obtenidos, y como toda pirámide, esta al fallar se ha derrumbado, aguantando el peso de todo el derrumbe la base.

Los datos son escalofriantes, la riqueza mundial, ha perdido un 35% de su valor desde el estallido de la burbuja. El recate de los excesos cometidos por unos pocos, ha costado a la humanidad, la misma cantidad en billones de dólares que habría costado erradicar el hambre durante los próximos 50 años de la faz de la Tierra. Estas cifras, son como mínimo una invitación a la reflexión.


   Recientemente ( 2/04/2009 ) se ha reunido el G20, en lo que han llamado el Bretton Woods II, en esta reunión, los mandatarios, han llegado a un principio de acuerdo, establecer mecanismos para la regulación, ayudar a los países emergentes y destinar mayor cantidad de dinero al FMI y al Banco mundial. Esta declaración de principios, abre un mundo de esperanzas, pero estas, no servirán de nada, si no se aplica. Bretton Woods, dio origen al llamado Nuevo orden, Bretón Woods II, deberá dar origen al nuevo orden II, la humanidad, ha puesto en ello su esperanza.

El camino a recorrer, deberá ser largo, deberán adoptarse medidas pocos convencionales adicionales para poder seguir adelante, de lo contrario, esto solo serán acuerdos de principio, acuerdos políticos y no económicos, en definitiva acuerdos para salir en la foto, aunque esta foto, en mi opinión, merece mucho más respeto y yo personalmente la prefiero a la nefasta foto de las Azores.

Algunas medidas que deberán adoptarse son:

- Fabricación de papel moneda, para inyectarla directamente en el mercado, no en los bancos para sanear su posiciones, si no en el tejido económico, favoreciendo políticas que creen empleo

 -Habrá que adoptar un consenso, para establecer un nuevo modelo de patrón de referencia para las relaciones económicas internacionales, abandonando el patrón dólar, siendo lo más justo, el valor de una cesta de las diferentes divisas de referencia mundial ( principalmente dólar, yen, euro, libra y porque no el yuan chino )

- Habrá que recalificar activos.

 -Habrá que regular los instrumentos financieros

 -Prohibir los paraísos fiscales.

 -Establecer criterios justos para la retribución de los directivos

 -Equilibrar y minimizar las desigualdades, si no ayudamos a los países pobres y a los paises emergentes, ellos no podrán ayudarnos a nosotros, y sin ellos nadie podrá tirar de la economía

-Pero sobre todo habrá que restablecer la confianza en el sistema, restablecer la ética en el mundo económico - financiero, dar el valor a las empresas y negocios en función al  de su fundamental y no cotizar en las bolsas, los rumores, las noticias sin fundamento y las especulaciones.

 -Los patrimonios no pueden crecer de la noche a la mañana, como la espuma, sin la solidez de los resultados de una adecuada gestion.


 Todos debemos asumir nuestra responsabilidad, porque todos, hemos tenido parte de culpa en lo ocurrido, hemos financiado con el valor de los inmuebles coches, que jamás habíamos soñado poseer, hemos apalancado totalmente nuestros ingresos, hasta el punto de no disponer de capacidad de devolución, debiendo endeudarnos nuevamente para poder hacer frente a dichos créditos.  Todos sin excepción debemos aportar nuestra parte de solución.

 Ni Adam Smith, era tan liberal,

 Ni Keynes estaba tan equivocado en sus politicas economicas,

 Ni Marx era el mismísimo diablo.

 Todos, absolutamente todos,  llámense Smith, Keynes, Marx o como quiera que se llamen o nos llamemos, debemos trabajar juntos, todos somos parte del problema y por tanto debemos ser parte de la solución.

No esperemos a que si falla Bretton Woods II otro Bretton Woods III venga a salvarnos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

kristina -

me parece muy util la forma dcomo se plantea esta informacion
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres